Entrerriano se fugó de una cárcel uruguaya junto a un capo de la mafia italiana

El recluso entrerriano ya había escapado de una cárcel brasileña en el 2001 cuando iba a ser extraditado y está solicitado por cargos de estafa, fraude y falsificación de documento público. Las identidades de los fugados.

Rocco Morabito, un sindicado capo de la mafia calabresa, y otros tres reclusos se fugaron esta madrugada, de la Cárcel Central de Montevideo, en Uruguay.
Morabito fue detenido en Uruguay en septiembre de 2017 y se encontraba en ese centro de reclusión a la espera de ser extraditado a su país, Italia. El fiscal Luis Pacheco dijo a El País que había salido la sentencia de extradición de Morbito en primera instancia y en segunda instancia, pero «la defensa interpuso ante la Suprema Corte de Justicia el último recurso de casación y era lo último que faltaba«.

Rocco Morabito, sindicado capo de la mafia calabresa.

Hicieron un boquete

Los cuatro reclusos, que se encontraban en arresto administrativo, estaban alojados en la Cárcel Central, ahora conocida como Centro de Ingreso, Diagnóstico y Derivación, se fugaron por las azoteas del edificio «mediante boquete y copamiento de una finca lindera a la que accedieron por una banderola y robaron dinero a su propietaria«, informó el Ministerio del Interior.
El capo mafioso italiano escapó con otros tres extranjeros, informaron las autoridades uruguayas. Entre esos tres extranjeros está el paranaense Leonardo Abel Sinopoli Azcoaga.

Los fugados

Junto a Morabito los otros tres reclusos que fugaron son «Leonardo Abel Sinopoli Azcoaga, detenido por un delito de falsificación de documento y hurto, a solicitud de la justicia de Brasil; Matías Sebastián Acosta González, a la espera de su extradición desde Brasil; Bruno Ezequiel Díaz, detenido por un delito de homicidio a solicitud de la justicia de Argentina», indicó el Ministerio del Interior.
«Las autoridades emitieron su requisitoria a nivel nacional habilitando los servicios de 9-1-1 y 0800 5000 para aportar cualquier información que permita dar», se informó.

El capo italiano

Rocco Morabito residía en una mansión en Punta del Este. Fue detenido en Montevideo y al momento de su detención se le incautó dinero, cheques por US$ 100.000, documentos de identidad falsos, así como varias armas y vehículos de lujo.
Morabito tiene 51 años y es acusado de haber pertenecido entre 1988 y 1994 al cartel Ndrangheta de la mafia calabresa, una organización criminal dedicada al tráfico internacional de drogas en la que éste organizaba la distribución en la ciudad de Milán, en el norte del país.

Leonardo Abel Sinopoli Azcoaga.

El entrerriano

El recluso Leonardo Abel Sinopoli Azcoaga es argentino (y sería oriundo de Paraná, Entre Ríos) y ya había escapado de una cárcel brasileña en el 2001 cuando iba a ser extraditado a su país.
Sinopoli Azcoaga está solicitado por la Justicia por cargos de estafa, fraude y falsificación de documento público.
El pedido de extradición se había iniciado el 16 de diciembre de 1999, cuando aún estaba fugitivo. 
Luego de su detención fue alojado en la Superintendencia Regional del Departamento de la Policía Federal del Estado de Alagoas (nordeste brasileño).


46total visits,1visits today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar